Lograr un vientre plano y conseguir abdominales perfectos es una tarea que parece imposible. Sin embargo, existen una serie de ejercicios que harán que, por fin, luzcas el abdomen que siempre habías soñado. Pero, recuerda. El ejercicio sin una buena alimentación no sirve para nada, así que fuerza de voluntad y constancia.

Las ventajas de los abdominales mirando al suelo

Hasta ahora, conseguir abdominales marcados solo se conseguía con los ejercicios convencionales que se basaban en las flexiones boca arriba. Hoy día, se ha descubierto que el cambio de posición favorece unos resultados mucho más visibles.

Todos los expertos acuerdan que las planchas o planks son la tendencia en cuanto al objetivo d de lograr un vientre plano. Se trata de un ejercicio sencillo, pero muy efectivo. El cuerpo se coloca boca abajo apoyado sobre los codos y las puntas de los pies. En esta posición se logran tensar todos los músculos abdominales del cuerpo, al tiempo que se alinean las caderas.

Para mejorar los resultados se debe empezar con una rutina de planchas progresiva. Es decir, empezar por tratar de mantener la postura entre unos 40 segundos y un minuto hasta llegar a los 5 minutos o más. Es importante que midas tu resistencia para que nunca excedas tu capacidad. Solo así evitarás lesionarte.

Kettlebells para conseguir abdominales

El trabajo abdominal no solo consiste en realizar repeticiones sin parar los siete días de la semana. También se trata de realizar movimientos suaves con pesas que nos hagan perder la grasa acumulada en la zona. Para ello, las pesas rusas o kettlebells son perfectas. Los movimientos de balanceo que se realizan con estas pesas crean una inestabilidad que ha de ser corregida por nuestro abdomen. Esto significa que para mantener tu posición la zona abdominal ha de estar siempre tensa.

En la actualidad, existen en Internet una gran cantidad de ejercicios para realizar específicamente con las kettlebells, tales como el swing, el windmill, el twist ruso, el slingshot, etc.

Más trucos para un abdomen plano

Al contrario de lo que muchas personas piensan, no necesitas entrenar todos los días. Si fuerzas demasiado tus músculos estos se saturarán quedándose estancados. Lo ideal para conseguir abdominales es trabajar la zona unos tres días a la semana. Los periodos de descanso son igual de importantes que los tiempos de trabajo. Cuando un músculo está descansado no solo se recupera antes, sino que además, está preparado para soportar una mayor intensidad durante el ejercicio. Varía tu rutina deportiva y da la oportunidad a tu cuerpo de trabajar otras grupos musculares.

Finalmente, para conseguir abdominales marcados no debes olvidar tu alimentación. Evita las grasas saturadas y los fritos y opta por las frutas, las verduras, el pescado y las proteínas. Incorpora la avena en tu alimentación e hidrátate con bebidas refrescantes como el té verde o el agua con limón.

Con tiempo y esfuerzo empezarás a ver los resultados y, por fin, podrás presumir de unos abdominales bien definidos. ¡Ánimo!